Consejos

CONSEJOS PODOLÓGICOS PARA PACIENTES DIABÉTICOS

  • Ver con un espejo, si fuera necesario, las plantas de los pies y entre los dedos para encontrar rápidamente posibles grietas, rozaduras o cuerpos extraños.
  • Lavado diario de los mismos con agua tibia y jabón neutro.
  • Secado minucioso de los pies con toallas suaves y sin frotar, especialmente entre los dedos.
  • Realizar una buena hidratación a diario de los mismos, después de cada lavado.
  • Corte recto de las uñas preferiblemente con un alicate y limado de las partes afiladas que puedan quedar.
  • Usar calcetines o medias de fibras naturales sin costuras y prestar especial atención con las arrugas que puedan quedar en ellos.
  • No cortarse uno mismo las durezas o callos, cualquier pequeña herida que pudiera provocarse se infectaría con facilidad.

CONSEJOS BÁSICOS DE LOS DIFERENTES TIPOS DE CALZADO.

El calzado debe vestir el pie respetando todas sus partes respetando el equilibrio estático y dinámico y conseguir un buen desarrollo de la marcha.

Calzado para los bebes:

  • Simplemente evitar calzados duros o muy ajustados que puedan frenar la evolución correcta del pie.
  • Lo más recomendable, patucos, calcetines o pie al aire siempre que sea posible.

Calzado niño:

  • La altura del tacón debe oscilar entre 5 y 10 mm dependiendo de la edad del niño.
  • Horma recta.
  • Contrafuerte duro e indeformable.
  • Suela flexible y con muescas para que no resbale.
  • Anchura del antepie suficiente para que los dedos quepan bien.
  • Puntera reforzada para proteger los dedos de golpes y con altura suficiente para evitar roces en las uñas.
  • Sujeción en el dorso del pie con cordones, hebillas o velcro.
  • Evitar botas que dificulten la movilidad del tobillo.

Calzado femenino:

  • Base del tacón ancha para dar estabilidad y su altura rondara los 5 cm aproximadamente.
  • Horma recta.
  • Suela flexible pero a la vez indeformable.
  • Buen contrafuerte (refuerzo de parte trasera) para evitar desplazamientos laterales en esa zona.
  • Puntera con anchura y altura suficientes para evitar roces en los dedos.
  • La forma de ajuste más aconsejable es mediante cordones o velcro o hebillas para que se adapte lo más posible al pie.

Calzado masculino:

  • Suela firme y amplia.
  • Puntera con anchura y altura suficientes para albergar correctamente los dedos.
  • Buen contrafuerte (refuerzo de parte trasera) para evitar desplazamientos laterales en esa zona.
  • Altura del tacón entre 2 y 3 cm.
  • Horma recta.
  • La forma de ajuste más aconsejable es mediante cordones o velcro o hebillas para que se adapte lo más posible al pie.