Más conocido habitualmente como verruga plantar y son neoformaciones benignas y locales inducidas por la infección del virus del papiloma humano VPH. Son lesiones bien delimitadas por lo general, redondeadas que provocan dolor a la deambulación y a la presión lateral.

Se localizan tanto en zonas de presión como en zonas sin presión por lo que es importante realizar un buen diagnóstico diferencial entre la verruga y el heloma plantar (callo).

Existen gran variedad de tratamientos para estas como los ácidos, son sustancias corrosivas que destruyen la piel sobre la que se asienta la verruga. La cantaridina es un potente vesicante que se extrae de la cantárida o mosca española.

Otro tipo de tratamiento es la crioterapia que es la destrucción controlada de tejido enfermo mediante frio.

El láser suele ser muy eficaz en un corto periodo de tiempo.

El tratamiento quirúrgico que está indicado cuando han fracasado los tratamientos anteriores.

Prevención con higiene diaria del pie y aplicación de crema hidratante para mantener la integridad de la piel, usar chanclas en piscinas para evitar el contagio por contacto, no intercambiar prendas como calcetines, zapatos, chanclas.